Hay dudas. Cualquier corrillo improvisado de los muchos que hay en la localidad trata el mismo el tema, el equipo no funciona. Y, en cierto modo, se entiende. Pero no es la primera vez que pasamos por esto y, más allá de ciertos ventajismos interesados, sabemos que esto es muy largo. Y que es necesario dar tiempo.

Porque todos los proyectos, con tiempo, fluyen. Debemos recordar que el año pasado, en un punto más adelantado al actual en la temporada, el equipo tampoco funcionaba. Y todos recordaremos que a la plantilla del año pasado se le acusó de "vieja". Y el equipo, con tiempo, fluyó. Es necesario realizar ajustes, pero esa misión la tiene el entrenador y el cuerpo técnico. Y están trabajando en ello, que diría aquel.

Generalmente, la gente está preocupada por el gol. Y a mí es una cuestión que no me inquieta lo más mínimo. El gol siempre acaba llegando, tarde o temprano, pero llega. La UD Socuéllamos es uno de los equipos que más repartido tiene siempre el gol. Lo encontraremos, no se preocupen. Dentro de mi tranquilidad y mi positivismo, lo único que me causa cierta intriga es nuestro cerrojo. Esta categoría no es de ganar 4-3, es de ganar 1-0.

Por eso, la dinámica defensiva es la clave y, de momento, no lo estamos consiguiendo. Somos el cuarto equipo más goleado y es el verdadero problema. Es necesario avisar que el sistema defensivo no son los cuatros defensas y el portero, ya que el primer defensa siempre es el delantero. Por ello, hablamos de una cuestión general, no señalando un punto concreto del campo.

Pero la dinámica se conseguirá porque hay mimbres para conseguirla. Precisamente este año es la parte más reforzada y que mejor doblada está, ya que todos los puestos tienen recambio, incluso con triple opción en algún caso. Los que tienen que saber cómo se forja un equipo y con qué herramientas, lo saben.

Este cúmulo de ideas no son nuevas, repito que ya hemos pasado por esto y el camino está marcado en el plan de juego, especialmente enfocados a la segunda mitad del campeonato, que es donde se decide todo. Es importante no caer en la desesperación y preparar los próximos partidos con tranquilidad. Con la meta de ir buscando el punto adecuado de cocción. No podemos señalar la luna y mirarnos el dedo. El fútbol tiene un ABC marcado desde hace décadas, donde las reglas básicas del juegos son simples. Y sabemos el modo de hallarlo, porque lo hicimos hace unos años.

Valoremos el reto que tenemos por delante y no tengamos miedo de lo que viene, es hora de buscar soluciones a los problemas, no de ampliar los que ya tenemos.